Want to make creations as awesome as this one?

La historia del VIH en la Argentina

Transcript

Editar

El periodista Roberto Jáuregui fue la primera persona en la Argentina en hacer público que vivía con VIH. Se convirtió en un referente del activismo en respuesta a la epidemia y trabajó incansablemente para instalar la temática. Se convirtió en el primer Coordinador General de Fundación Huésped, creada ese mismo año y murió en 1994.

Los primeros casos de VIH en Argentina se conocieron en 1982 y muchos de ellos se concentraron en el Hospital Juan Fernández de la Ciudad de Buenos Aires.

Los años 1995 y 1996 marcaron la aparición de nuevas clases de medicamentos. Se agregaron nuevos antirretrovirales al tratamiento: Abacavir, Nelfinavir, Delevirdina y Efavirenz. Fue el inicio de las combinaciones de diferentes drogas, las triterapias -o cocktails-, que se mostraron muy eficaces.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) aprobó el uso de los test rápidos, que ofrecen resultados con el 99,6% de exactitud en tan sólo 20 minutos.

ONUSIDA firma en 2000 un acuerdo con cinco grandes laboratorios para distribuir tratamientos a precios accesibles en los países pobres, y en noviembre de 2001 se firma un compromiso para permitir a los países en desarrollo fabricar medicamentos genéricos.

El 20 de marzo de 1987 se presentó el AZT, primera droga antirretroviral. Se trataba de un tratamiento costoso y de pesados efectos secundarios.

En 1993, se creó el Programa Nacional de Sida, que comenzó a entregar medicamentos gratuitos para los pacientes con VIH.

En 1993, se creó el Programa Nacional de Sida, que comenzó a entregar medicamentos gratuitos para los pacientes con VIH.

Por primera vez, más de la mitad de los enfermos de SIDA en todo el mundo son tratados, afirmó ONUSIDA.

Se llevaron a cabo los primeros ensayos de Profilaxis Pre Exposición (PrEP) para reducir el riesgo de adquisición del VIH entre personas que estuvieron expuestas al virus. El 16 de julio de 2012 se autorizó en los Estados Unidos el primer tratamiento preventivo, el antirretroviral Truvada.

1996: En la Argentina se aprobó la Ley 24.754, que obliga a las empresas o entidades que presten servicios de medicina prepaga a cubrir en sus planes, como mínimo, las mismas prestaciones para tratamientos de VIH que las obras sociales deben brindar conforme a la ley 24.455 sancionada en 1995 y que establecía que las Obras Sociales debían incorporar a su cobertura los tratamientos médicos, psicológicos y farmacológicos de las personas con VIH.

En enero de 1983, el equipo del Instituto Pasteur de París dirigido por Françoise Barré-Sinoussi, Jean-Claude Chermann y Luc Montagnier anunció el descubrimiento del lymphadenopathy-associated virus (virus asociado a la linfoadenopatía, LAV), que luego se conoció como Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Los investigadores creían que "podría estar implicado" en el SIDA. En el mismo año, se conocieron en la Argentina los primeros casos de VIH y muchos de ellos se concentraron en el Hospital Juan Fernández de la Ciudad de Buenos Aires. En ese momento, el hospital contaba sólo con dos médicos infectólogos que atendían un par de veces por semana, los insumos eran insuficientes y los tratamientos tenían un costo superior a mil dólares mensuales. Un año más tarde, el 23 de abril de 1984, Estados Unidos anunció que el especialista estadounidense Robert Gallo había hallado la "causa probable" del SIDA, con un retrovirus bautizado como HTLV-III. LAV y HTLV-III son en realidad el mismo virus, que en 1986 fue bautizado como VIH, Virus de Inmunodeficiencia Humana.