Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

0

3

2

1

7

4

6

8

18

17

16

15

14

13

11

12

9

10

5

2

3

4

6

5

1

Hotel

Conocido con el nombre del Lago del Amor y situado al sur del centro histórico, el Parque Minnewater es uno de los lugares más románticos que visitar en Brujas. Durante el paseo, además de jardines, puedes ver un bonito lago lleno de cisnes y varios edificios interesantes como el Castillo de la Faille, un antiguo hospital, un deposito de municiones o la casa de la esclusa que se utilizaba para controlar el nivel de agua de los canales. Una buena opción, si no dispones de mucho tiempo, es reservar un tour panorámico en autobús por la ciudad en el que pasarás por el Parque Minnewater y por la bonita zona de los molinos de Kruisvest, situados en el norte de Brujas, a 20 minutos andando de la Grote Markt. Después de un romántico y relajante paseo por este parque puedes probar la excelente comida local en el ONE Restaurant.

Parque Minnewater

Ubicado cerca del parque Minnewater, es otro de los lugares que ver en Brujas imprescindibles. Los Beaterios de Bélgica, declarados Patrimonio de la Humanidad, se construyeron en la época medieval para que las mujeres huérfanas o viudas tuvieran un digno hogar para vivir. Estas mujeres, conocidas como beguinas, crearon comunidades, al margen de la iglesia católica, dedicando su vida a ayudar a los más necesitados aunque no tenían votos perpetuos de castidad o clausura, por lo que eran libres de dejar la asociación cuando quisieran. Merece la pena pasear por las zonas verdes y cruzar un pequeño bosque de álamos para observar una treintena de casitas de beguinas de color blanco, la mayoría datan de los siglos XVI, XVII y XVIII, hasta encontrar la iglesia de Santa Isabel y la Casa de la Gran Dama (superiora de la comunidad), además de visitar un museo donde se explica la historia y forma de vida de las beguinas. La entrada al Begijnhof es gratuita y solo se paga en el museo. Horario de visita: de lunes a domingo de 06:30h a 18:30h. Domingos de 14:30h a 17h.

Begijnhof

La Iglesia de Nuestra Señora de Brujas o Vrouwekerk es la segunda torre de ladrillo más alta del mundo y otro de los lugares más importantes que visitar en Brujas. Este edificio de estilo gótico con una torre de ladrillo de más de 120 metros maravilla por albergar en su interior la Madonna de mármol del gran maestro italiano Miguel Ángel, además de los sepulcros de Carlos el Temerario, y de su hija, María de Borgoña, así como varios frescos de los siglos XIII y XIV. Horario de visita de la iglesia: de martes a sábado de 09:30h a 17h. Domingo de 13:30h a 17h.

Iglesia de Nuestra Señora

Desde Gronerei puedes llegar al cercano Molenbrug (Puente del Molino) que ofrece buenas vistas de la ciudad, y después dar un largo paseo por la orilla del Dijver hasta el Puente de Bonifacio, otro de los sitios más bonitos que ver en Brujas. Construido en 1910 y situado entre el palacio de Gruuthuse y el parque Artsenhof, el conocido como Puente del Amor ofrece unas fantásticas vistas de la torre de la Iglesia de Nuestra Señora y de todo el entorno del canal rodeado de casas de piedra medievales.

Puente de Bonifacio

El Museo Groeninge, situado en una zona tranquila del centro histórico, cerca de la Iglesia de Nuestra Señora, es el museo más importante que ver en Brujas. Durante alrededor de una hora darás un repaso a varios siglos de la mejor pintura belga y sus grandes maestros viendo algunas de sus obras más famosas como la «Virgen con el canónigo Van der Paele» de Jan van Eyck, el «Tríptico de Guillaume Moreel» de Memling o «Muerte de la Virgen» de Hugo van der Goes, entre otras muchas. Horario de los museos: de martes a domingo de 9:30h a 17h.

El Museo Groeninge

Ubicado detrás del Ayuntamiento, que fue un antiguo muelle de mercancías en la época medieval y es uno de los puntos más concurridos de la ciudad. Si hay algo que recomendamos hacer en el Muelle del Rosario, por el que pasa el Dijver, uno de los canales más importantes de Brujas, es verlo al menos dos veces, una de día y otra por la noche. Y es que no en vano tenemos que recordarte que este muelle es uno de los rincones más fotografiados de Brujas, donde los edificios medievales con fachadas clásicas que parecen sacados de un cuento de hadas, son sus máximos protagonistas. Nuestra recomendación es comprar una cajita de deliciosas patatas fritas en Casa Patata mientras esperas el atardecer sentado en la orilla del canal Dijver o en el Puente de San Juan Nepomuceno, desde donde tendrás las mejores vistas de este muelle y del canal.

El Muelle del Rosario

Bordeando el canal Dijver, llegarás a otra de nuestras zonas favoritas que visitar en Brujas, la peatonal Groenerei, conocida como el muelle verde por el color de sus aguas y la vegetación que brota a orillas del canal. Desde este paseo arbolado tendrás unas vistas increíbles de los viejos puentes Meebrug y Peerdenbrug, de la Iglesia de Notre Dame y de la Torre Belfort, además de estar rodeado de bellos edificios flamencos a ambos lados del canal como la Casa del Pelícano (De Pelikaan), un antiguo hospital construido en el año 1714.

Groenerei

Burg, una de las plazas que visitar en Brujas Paseando por la calle Breidelstraat desde la Grote Markt, pasarás por delante de Chez Albert, un local que sirven unos deliciosos gofres (el dulce más típico de Bélgica), hasta llegar a la Plaza Burg, otro de los lugares que visitar en Brujas más concurridos. Nuestra recomendación es que aproveches para probarlos ya que nunca se puede dejar pasar una oportunidad como esta, incluso aunque la hora de la comida esté cerca. Los edificios históricos que rodean esta plaza como el Ayuntamiento (Stadhuis), el Palacio de Justicia o el Basílica de la Santa Sangre, entre otros, hacen que esta rivalice en belleza con la Plaza Mayor. El Ayuntamiento de Brujas o Stadhuis del siglo XIV, considerado uno de los más antiguos de Europa, destaca por un exterior de estilo gótico y por sus dos salas interiores: el Salón Gótico y la Sala Histórica, que merece la pena visitar. La basílica de la Santa Sangre del siglo XII, compuesta por dos iglesias, una en cada piso, guarda como reliquia en el piso superior una ampolla que dicen, contiene algunas gotas de la sangre de Cristo. Mientras, el Palacio de Justicia es una casa señorial del siglo XVIII que maravilla por su fachada con estatuas doradas. Horario de visita del Ayuntamiento y Palacio de Justicia: de lunes a domingo de 09:30h a 17h. Horario de visita de la basílica: de lunes a domingo de 09:30h a 12h y de 14h a 17h.

Burg

Después de completar las visitas de la Plaza Burg, puedes adentrarte al callejón Ter Steeghere donde puedes tomar algo en alguna de sus cafeterías o un buen chocolate caliente en la emblemática Chocolaterie De Burg. Si eres un amante del chocolate te sentirás en un paraíso en Brujas, una ciudad repleta de chocolaterías con escaparates que muestran deliciosos pralinés y bombones artesanos, entre las que destacan The Chocolate Line, The Old Chocolate House, Pralinette y Dumon Chocolaterie.

Chocolaterías de Brujas

Museo de la cerveza

A pocos metros de la Grote Markt se encuentra la entrada al campanario Belfort, una torre de más de 80 metros de altura, ligeramente inclinada hacia la izquierda, y uno de los símbolos que visitar en Brujas más famosos. Desde esta torre de estilo gótico del siglo XIII, situada en la Grote Markt, disfrutarás de unas fantásticas vistas del centro histórico, aunque no olvides que para llegar a lo alto, donde se encuentran las famosas 47 campanas del carillón, solo es necesario subir los 366 escalones. Hay que tener en cuenta que la torre es uno de los puntos más visitados de Brujas y es muy recomendable comprar la entrada con antelación desde la página oficial si no quieres quedarte sin plaza o entrar a la hora que desees. Alrededor de la torre se encuentran alguno de los mejores restaurantes donde comer en Brujas como Soup, Belgian Pigeon House, Mozart More Than Just Ribs y De Gastro, este último es perfecto para probar los típicos mejillones con patatas fritas. Horario de visita: todos los días de 9h a 20h de abril a octubre; el resto de meses cierra antes.

Campanario Belfort

La Grote Markt o Plaza Mayor es el corazón de Brujas y el punto en el que empiezan y terminan muchas de las rutas a pie por el centro histórico. En esta plaza, rodeada de casas gremiales del siglo XVII con pintorescas fachadas y tejados a dos aguas, sobresale la Torre Campanario Belfort, un lugar que estamos seguros, te dejará con la boca abierta y de la que hablaremos en el siguiente punto. Otro de los edificios más importantes de la plaza es el Landhuis, un edificio neogótico que data del XIX, dedicado en su día al comercio de paños y actual sede del Juzgado Provincial de Flandes. Aunque probablemente estés aquí a primera hora de la mañana, te adelantamos que una de las mejores cosas que hacer en Brujas en sentarse a tomar una buena cerveza artesanal belga en alguna de las terrazas de la plaza mientras observas el ajetreo diario de turistas y la estatua en honor a los héroes locales Jan Breydel y Pieter De Koninck, que lucharon contra el ejercito francés en el siglo XIV para defender la independencia de Flandes y está situada justo en el centro. Y sí, como imaginas te decimos esto para recomendarte que vuelvas cuando puedas para disfrutar de esa cerveza. ¡No te arrepentirás! Después de la visita puedes dar una vuelta por alguna de las calles comerciales de los alrededores como la Sint-Jakobsstraat repleta de cafés y tiendas, y con vistas a la Torre Belfort. Si es tu primera visita a la ciudad, una buena opción para conocer mejor su historia y no perderte nada importante es reservar este free tour por el casco antiguo.

Grote Markt

Choco-story

Esta ciudad cuenta con el museo Choco Story dedicado íntegramente a este manjar, donde aprenderás sobre la historia del cacao y la elaboración del chocolate belga, además de incluir una demostración en vivo con un maestro chocolatero y una degustación. Puedes reservar la entrada desde esta página o asistir a este taller donde puedes elaborar tus propios bombones o tabletas.

Otra de las plazas más bonitas que ver en Brujas es la de Jan Van Eyck, construida en honor a este famoso pintor flamenco, que aunque no nació en la ciudad, fue su residencia y taller durante muchos años. Además de una escultura de mármol representando al genial pintor y su antigua casa, esta fotogénica plaza destaca por el buen ambiente en sus numerosos cafés y es el punto de inicio del canal Spiegelrei. Durante la época medieval, esta plaza era un muelle que funcionaba como aduana cobrando peajes a los barcos que entraban en Brujas provenientes del mar y todavía a día de hoy, se pueden observar algunos antiguos edificios de aquellos tiempos como la Logia de los Burgueses, con el famoso oso de la ciudad en la fachada, y el Tolhuis (aduana). Esta plaza como otros rincones de la ciudad tienen una historia oculta que puedes conocer reservando este free tour de misterios y leyendas.

Plaza de Jan Van Eyck

Si dispones de tiempo suficiente, una de las cosas que hacer en Brujas más curiosas, es visitar el Museo de las Patatas Fritas (Frietmuseum), dedicado a uno de los productos más emblemáticos de la gastronomía belga. Ubicado en una casa del siglo XIV, en pleno centro de Brujas, este museo te permite dar un paseo, ayudado de una audioguía en español, por la historia de la patata frita desde su importación desde las Américas en la Edad Media hasta cómo surgió la idea de freírla. Para terminar nada mejor que probar un delicioso cucurucho de auténticas patatas fritas belgas en la cafetería. Puedes reservar la entrada desde esta página. Horario de visita: todos los días de 10h a 17h.

Museo de las Patatas Fritas

La Catedral de San Salvador, la iglesia más antigua que visitar en Brujas, impresiona por su torre de 100 metros de altura del siglo XII coronada por una aguja gótica que compite con la de Belfort. Después de observar el campanario, puedes entrar en el interior donde destaca el magnífico baptisterio con varios murales, una colección de tapices, pinturas flamencas, tumbas medievales, un órgano del siglo XVIII y sobre todo, una fantástica sillería del coro realizada en madera tallada a mano. Horario de visita de la catedral: de lunes a viernes de 10h a 13h y 14h a 17:30h. Sábado hasta las 15:30h. Domingo de 11:30h a 12h y de 14h a 17h.

Catedral de San Salvador

Ideal para tomar una cerveza belga con vistas al canal.

2be Beer

Fabrica su propia cerveza artesanal, además de tener una extensa selección de las mejores cerveza belgas.

De Garre

Uno de los templos de la cerveza para los turistas en Brujas con una interminable carta y buenos platos locales.

Café Cambrinus

Le Trappiste

situada en un sótano de una antigua casa, puedes pedir una degustación de pequeñas cervezas belgas mientras escuchas música en directo.

Local en el que puedes pedir una tabla de quesos y embutidos para acompañar alguna de las 300 cervezas belgas que ofrecen.

‘t Brugs Beertje

Brujas, conocida como «la Venecia del Norte«, es dar un paseo en barco por varios de los canales más bonitos del centro histórico. Ya te adelantamos que no tendrás problemas para buscar el lugar perfecto en el que iniciar el paseo, ya que desde distintos muelles de la ciudad salen pequeñas embarcaciones que se llenan de turistas para descubrir rincones escondidos y ver sus edificios medievales de estilo flamenco desde una perspectiva única. Pasar por debajo del bonito puente de piedra de San Bonifacio, ver la plaza de Jan van Eyck, observar los patios interiores de las casas, navegar por el canal Dijver, hasta llegar al Lago del Amor, son solo algunas de las maravillas del recorrido. Ten en cuenta que estos barcos salen todos los días de 10h a 18h desde los muelles Wollestraat, Nieuwstraat, Huidenvettersplein, Rozenhoedkaai y Katelijnestraat. Los paseos, que van desde la Plaza Jan van Eyck al Beaterio, acostumbran a durar unos 30 minutos y el precio es de unos 15 euros por persona.