Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Racismo

EN EL FÚTBOL

Student: Mateo Díaz y Mario Domíngez 1A

XX/XX/20XX

Durante su carrera en la Liga española el lateral brasileño fue objeto de agresiones racistas en varias ocasiones y alzó la voz contra ello. “En España hay mucho racismo. Es una guerra perdida”, llegó a decir en su día Dani Alves. Uno de los escenarios en el que se le dedicaron cánticos racistas fue el Santiago Bernabéu. En enero de 2013, durante la ida de las semifinales de la Copa del Rey entre Barcelona y Real Madrid. “Es una lástima la cantidad de racistas que hay en algunos lugares”, escribió en su cuenta personal de Twitter tras un partido en cuyo acta no se recogieron los insultos. No era la primera vez ni fue la última. Ya en 2011 Alves contaba en una entrevista en Brasil que se había acostumbrado a que le llamaran “mono” en los campos españoles. Y en abril de 2014, en el entonces Madrigal, le arrojaron un plátano cuando se disponía a sacar un córner. Alves lo peló y le dio un mordisco. Un gesto viral que sirvió para lanzar una campaña contra el racismo bajo el hashtag #somostodosmacacos.

El 21 de mayo de 2023 Vinicius dijo basta. El delantero, víctima además de 10 incidentes racistas, registrados por LaLiga, desde 2021, identificó a un aficionado de Mestalla, que le profirió insultos y gestos racistas, y se encaró con él. El brasileño señaló a un integrante de uno de los fondos de Mestalla, parando el partido durante casi nueve minutos. Luego fue insultado por gran parte del estadio. La megafonía del estadio tuvo que reprender al público dos veces: una por lanzamiento de objetos junto a la banda y otra, por estos insultos; De Burgos trasladó al delegado de campo del Valencia que el partido no se reanudaría hasta que terminasen dichos cánticos ofensivos. LaLiga y el Valencia identificaron a dos aficionados ches que llamaron “mono” al jugador del Real Madrid. El club planea retirarles el abono de por vida y la patronal denunciará los incidentes en los juzgados tras lograr la identificación. Además, LaLiga también estudia las imágenes de fuera del estadio, donde también se insultó al brasileño.

También en 2018, un mes después del incidente entre Jefferson Lerma e Iago Aspas, salió a relucir un nuevo acontecimiento relacionado con el racismo dentro de un terreno de juego. Los dos implicados fueron Umtiti y Sergio García, siendo el contexto deportivo un derbi Espanyol-Barça. El defensa francés del Barça recriminó al delantero perico que le llamase "negro" durante el partido, según publicó Mundo Deportivo. El asunto no quedó ahí. El exfutbolista blanquiazul, que ahora milita en la Montañesa de Tercera División se justificó y pidió disculpas tras lo ocurrido: "Ante todo, aclarar que ayer mismo ya hablé con Samuel. En ningún caso mi ánimo fue racista. Todos sabéis que mi mujer es de etnia gitana y que me crié en un barrio (Bon Pastor, con un alto índice de inmigración) con todas las razas del mundo. Mi cuñado, con quien me une una fuerte amistad, también es afroamericano (Umtiti, en cualquier caso, nació en Camerún, África). En la tensión del partido se dicen muchas cosas que deben quedarse en el campo". Con respecto a la actuación arbitral, el colegiado de aquel derbi, Gil Manzano, no recogió ningún insulto racista en el acta, en la que se detalló que hubo un "tumulto de jugadores oficiales y personal de ambos clubes, discutiendo entre ellos sin observar ningún tipo de agresión".

Cuatro años antes, el foco se fue del derbi catalán al derbi madrileño, un Real Madrid-Atlético de Copa disputado en febrero de 2014 en el estadio Santiago Bernabéu. "Marcelo es un mono", "No es tu padre" y "Esperamos que tu padre muera" gritaron contra Marcelo y su hijo, que saltó al campo para abrazar a su padre tras el encuentro, un grupo de ultras atléticos que seguían en las gradas a la espera de que se vaciara el estadio. También se produjeron cánticos imitando los sonidos de un mono mientras el lateral brasileño, que había sido suplente, realizaba ejercicios tras el partido. El jugador del Real Madrid había sido víctima anteriormente de un supuesto insulto racista por parte del centrocampista del Barça, Sergio Busquets. Fue en el partido de ida de la Liga de Campeones el 27 de abril de 2011 y el club madrileño denunció que este le llamó “mono” a Marcelo. El jugador de Sabadell aseguró que lo que le dijo fue: “Mucho morro”.